es el crecimiento de las exportaciones de banano durante el primer semestre del 2017 en comparación al primer semestre del 2016, dèbil si lo relacionamos con los embarques de la misma fruta realizados por Colombia, Costa Rica y Guatemala. Colombia está creciendo a un ritmo del 5% en este año, Costa Rica lo está haciendo al 17% y Guatemala cerca de un 30%.

Ello ocasiona, que las 169 millones 489 mil 426 cajas de 43 libras que se exportó en los primeros seis meses de este año, junto con los volúmenes de estos tres países presionen el precio a la baja en los diferentes mercados, donde como el caso de Guatemala aumenta su presencia en el mercado norteamericano, 40%; y Costa Rica y Colombia han decidido que su prioridad es el mercado de la Unión Europea.

Por lo tanto, hay una saturación de la fruta pero en esta ocasión, el Ecuador no es el que la ha producido. Su crecimiento es normal si lo relacionamos con el crecimiento de la importación mundial de banano, que al finalizar este año superaría las 18 millones de toneladas.

¿En vía de ser marginales en EE.UU?

Volviendo a las cifras de exportación ecuatoriana de banano, durante el segundo trimestre se intensificó la reducción significativa de los envíos a los Estados Unidos de América. Esta reducción es del 35%. El pronóstico es que esto continúe en este mercado porque está dominado básicamente por las transnacionales norteamericanas: Dole, Chiquita y Del Monte; con muy poco espacio para otros importadores, quienes imponen el ritmo de importación y deciden de dónde traer el banano. A esto se suma que el principal abastecedor del mismo, Guatemala, ha incrementado su productividad. Nuestra participación en ese mercado ha reducido a pesar que durante el primer semestre del 2017, la importación ha aumentado en EE.UU.

En el 2016 el Ecuador tenía una participación del 20% en este mercado. Ahora es del 13% igual que la de Honduras que nos supera con poco; por lo que nos hemos convertido en el cuarto proveedor de este mercado, detrás de Guatemala, Costa Rica y Honduras. Costa Rica tiene una participación del 20%.

La mejora en la Unión Europea
La situación de los embarques hacia la Unión Europea tiene una situación diferente, el Ecuador ha aumentado sus envíos . El generador de ello fue la firma del Tratado de Adhesión con la Unión Europea. El crecimiento es cerca del 13%, por lo que se espera que al finalizar el presente año, empiece la recuperación del banano ecuatoriano en ese mercado, luego de tres años en que nuestra posición se vio reducida, producto de que tenía que pagar un arancel superior al banano proveniente de Colombia, Centroamérica, Perú y los países de Àfrica, Caribe y Pacífico.

La cifra de importación de banano por la Unión Europea en el período enero-abril del presente año fue de aproximadamente 2 millones 28 mil 137 toneladas, de las cuales 1 millón 665 mil 616 toneladas provienen de Latinoamérica, que equivale a un 82%.

El volumen importado por la Unión Europea entre enero y abril del 2017 es superior en aproximadamente un 11% y esto haría presumir que al final de este año, la importación de banano volvería a crecer en un porcentaje, al menos, similar al del 2016.

Del total de banano llegado a la Unión Europea desde Latinoamérica, un 33,67% proviene desde el Ecuador, un 30,41% desde Colombia y un 24,07% desde Costa Rica, por lo que el esfuerzo del exportador ecuatoriano será muy duro en lo que resta del año, porque Colombia incrementará su esfuerzo de venta a la Unión Europea. De hecho se anuncia, que tras la firma de paz en este país, en un lustro se incorporarían otras 42.000 hectáreas a las ya existentes.

Los otros mercados
Zona EFTA: Nuestro único comprador en esta zona europea es Noruega. Este país aumentó la importación de nuestro banano en 11%. Este ritmo se ha reducido en comparación al 2016, año en que fue del 32%. Además de Noruega, esta zona la integran Suiza, Islandia, Leichestein, y los principales abastecedores son Colombia y Costa Rica. Esto último tiene su lógica, porque estos países tienen en vigencia un Acuerdo de Libre Comercio, documento que no lo tiene el Ecuador.

Rusia: El nivel de crecimiento de envíos hacia este mercado se ha mantenido durante el primer semestre del 2017, (8,64%), algo similar al del 2016 (7,13%), esto se refleja en que los envíos semanales hacia los puertos de ese país no han bajado del millón de cajas. Además este punto geográfico sirve de bisagra para los envíos de banano hacia ex repúblicas soviéticas cercanas a Asia.

Según la revista Fruit Trop, las importaciones rusas de banano durante el primer trimestre del 2017 son superiores en un 3% a igual momento del 2016 y un 14% en promedio en comparación a los últimos tres años (2014-2016). Pero se advierte que no se deben tener expectativas demasiadas altas sobre la duración de este incremento. No obstante de ello, hay factores económicos que hacen que Rusia se presente como un mercado atractivo para el incremento de nuestros envíos: el embargo ruso a varios productos de la Unión Europea, una estabilización del rublo ruso frente al dólar norteamericano, el incremento de los ingresos por la venta de petróleo. Esto ha generado que el consumo por habitante se sitúe en 9,5 kilogramos.

Medio Oriente: El comportamiento durante este primer semestre se lo puede calificar de muy bueno; ciertamente el volumen declarado a este destino ha superado las 20 millones de cajas, nivel superior al del 2015. Turquía sigue siendo el principal destino, pero hay que considerar que mucha de esta fruta se distribuye a otros países de la región. Además, Mersin que es uno de los puertos más utilizados para el desembarque de nuestro banano, también es una de las principales zonas productoras de banano y esto conlleva a una guerra de precios. Mas, nuestros envíos a los países ubicados entre el Mar Rojo, Mar de Arabia y el Golfo Pérsico han aumentado de una manera significativa, incorporándose Irak, Omán, Qatar, Emiratos Árabes Unidos. También es destacable el caso de Irán, que luego de su acuerdo nuclear con Estados Unidos y la Unión Europea, aumentó sus importaciones de banano. Hay que recordar que el principal proveedor de esta zona es Filipinas.

Sudamérica: Esta zona representa el mejor comportamiento desarrollado en este primer semestre del 2017 (26,31%). Luego de que en el 2015 y en el 2016, se dio una tendencia a la baja, el volumen de este período es casi similar al del 2014. Los envíos hacia Argentina y Chile han aumentado y en el caso del primer país de los nombrados, esto ha originado crecientes tensiones con los productores argentinos de banano, quienes han demandado a las autoridades mayor control en la llegada del banano ecuatoriano, porque su precio al ser más bajo, origina que el precio al que se vende el banano argentino no cubra el costo de producción del mismo. La expectativa de crecimiento se ha detenido, por cuanto Brasil, a pesar de las gestiones y de los compromisos del gobierno de ese país, aún pone impedimentos para el ingreso de nuestro banano.

Asia: Luego de tres años de crecimiento, se experimenta una reducción del 3% en los envíos hacia esa zona en este primer semestre. En los tres años anteriores, China fue el motor de este crecimiento, pero es ahora Japón, el principal elemento para evitar una caída más drástica de nuestras exportaciones dirigidas al mercado asiático. Las compras de China se han reducido significativamente, por cuanto Filipinas ha decidido que su prioridad es el mercado chino, más aún está de por medio un acuerdo político para superar la crisis fitosanitaria del 2015.

Por su parte, Japón incrementa sus compras de banano ecuatoriano. Además está cambiando de banano embarcada en cajas 208 a banano embalados en cajas 22XU. Según la Oficina de Aduanas de Japón, en este primer semestre, la importación de banano fue de 493.377 toneladas (1,07% más que en el 2016), de los cuales un 16% llegan desde el Ecuador. El volumen de banano ecuatoriano que ingresó al mercado japonés fue de 78.811 toneladas, un incremento del 8% en relación al 2016.

Oceanía, África y Europa del Este: Los embarques hacia Oceanía, específicamente a Nueva Zelandia aumentaron en 9,19%. Este es un escenario que se repite por cuarto año consecutivo en esa zona. Un hecho totalmente diferente a lo que sucede en África, donde se da una reducción del 68,39%, que significó un desplome total, luego de tres años de crecimiento. Los motivos van desde lo político hasta lo económico. Argelia ya no está comprando banano ecuatoriano como antes y ahora ha establecido una política de cuotas por país. En este primer semestre, nada más que un embarque se ha hecho hacia este país. El caso de Europa del Este durante el 2017 fue casi similar al del 2016, que se visualiza en un 2,17%. No se pronostica mayores variaciones en esta zona.

El nuevo orden del banano ecuatoriano
Hasta el 2016, Rusia, Unión Europea y Estados Unidos de América eran el triángulo de nuestras exportaciones de banano. Estos tres mercados equivalían al 70% del total de nuestras exportaciones durante ese año. Mas, en el 2017, la situación está cambiando de manera más dramática. Rusia, Unión Europea y Medio Oriente representan ahora el 70% del total embarcado. Por el momento, la importancia del mercado norteamericano está cambiando a ser marginal, menos del 10% y se vislumbra que no cambiará en el corto y mediano plazo, a no ser que medie algún desastre ecológico en Centroamérica. Ahora dependemos más de mercados inestables en cuanto a precios y escenarios políticos.